Siempre que escuchamos hablar sobre emprendimiento nos describen a los jóvenes emprendedores que prefieren este tipo de espacios para desarrollar sus innovadoras ideas, pero ¿acaso no hay espacio para mayores en los coworking?

¡Claro que sí hay espacio! Las personas mayores de 50 años pueden hacerse un lugar extraordinario en la dinámica de estos espacios. El germen principal es querer ser autónomos. La experiencia laboral de estas personas, sumada al capital que puedan invertir y el deseo de iniciar un negocio propio son ingredientes fundamentales para crear una startup.

Los beneficios suelen ser los mismos para todas las edades: hallar un espacio económico dónde emprender, conocer otros emprendedores que enriquezcan el proyecto, expandir su negocio mediante la retroalimentación, pero ¿qué otros beneficios pueden hallar en un coworking?

  • Aprender cosas nuevas, principalmente la familiarización con las nuevas tecnologías. En los coworking suelen darse charlas sobre el emprendimiento, el manejo de nuevas tecnologías, marketing, entre otros; de modo que es un espacio ideal para adquirir conocimientos sobre las nuevas formas de negocio y las herramientas que posibilitan el emprendimiento exitoso.

 

  • Saberse útil: por jóvenes, los emprendedores suelen cometer errores al momento de tomar decisiones. La interacción con gente mayor de 50 años no solo es beneficioso para ellos, también lo es para emprendedores más jóvenes, que constantemente deben tomar decisiones. En estos casos la experiencia es fundamental. El emprendedor senior es en estos casos el coworker ideal para consultar.

Insertarse en el mundo de las startup pasa por la necesidad de interactuar en las dinámicas del coworking. Es en estos lugares donde las ideas iniciales proliferan al entrar en contacto con otros emprendedores y puntos de vista. Para ser autónomo sólo hace falta querer serlo, luego vendrá el trabajo constante y disciplinado. Las más de las veces las personas con mayor experiencia tienen esto muy claro, de modo que bastará estar abierto a aprender cosas nuevas e interactuar con los otros para empezar a ser autónomos aunque tengamos 50 años.