fbpx

De espíritu inquieto y visionario, el fundador de LAUNCH coworking se la jugó, en su momento, por un rubro incipiente en Chile, pero que hoy está en pleno crecimiento: el cowork y los espacios de trabajo flexibles. El ingeniero comercial nos cuenta cómo inició uno de los negocios más importantes de su vida, sus próximas metas y desafíos para la compañía y la industria.

Tras tres años trabajando como dependiente, Gonzalo Camiruaga decidió emprender. No fue fácil. Dejó un trabajo estable como ejecutivo de una entidad financiera para hacerse cargo del desafío de levantar un cowork. “Siempre quise trabajar más a mi pinta. La banca es muy estructurada y tradicional, todas esas políticas tradicionales en una empresa hacían que el trabajo se sintiera monótono y lento, pero yo quería hacer más cosas, pese a esto uno terminaba entrando en esa dinámica”, recuerda Camiruaga.

En seis meses, evaluó, estudió e investigó sobre franquicias de coworking para traer al país, si bien no optó por ese modelo de negocio. Si le gustó la industria. Así que se puso manos a la obra, comenzó con un piloto de tres meses, para ello subarrendó una sala en Providencia y la habilitó como una oficina abierta. Esto, le permitió conocer la demanda, la clientela y nuevas oportunidades de venta. “Todos los cowork venden la promesa de la comunidad, el networking y la colaboración, pero eso no se da solo requiere de ayuda, por lo que decidimos ser un actor clave en este proceso”, comenta el fundador de LAUNCH.

Con todo este nuevo conocimiento, lanzó su primera sede en Callao, Las Condes. Una casona antigua que tuvo que restaurar de cero. “Con una propuesta de diseño logramos resolver las necesidades de espacio del cliente como crear cabinas para hablar por teléfono, espacios para compartir con la comunidad, salas de reuniones. Fue una mezcla de un proceso autodidacta, y también de observación de la experiencia internacional”.

Y resultó. Hoy la compañía, cuenta con 4 sedes, 3 en Santiago y una en Talca. Y pretenden seguir creciendo, ya que están trabajando para abrir dos nuevas sedes en Santiago Centro y Providencia. “Lo más difícil de escalar el negocio es el proceso.  Es un boom que te agarra y todo lo que no es urgente empieza a acumularse y no da el tiempo para ordenar esos temas. Es necesario e importante darse pausas, saber administrar y hacerte cargo del desarrollo organizacional, entre otros temas”.

“El proceso fue difícil pero al mismo tiempo entretenido. Fue una mezcla de aprendizaje autodidacta y mucha observación de lo que existía en otros países. Viajé a Estados Unidos en varias oportunidades para conocer el modelo de negocios, y logré con esto crear mi propia estrategia”, confiesa Camiruaga.

Crecimiento de la industria del cowork

La industria del cowork en Chile está recién partiendo. Se estima que un 30% del total de los mts2 de oficinas va a estar en manos de operadores de coworks o de espacio flexibles. En Chile esta cifra es menor al 5%, pese a esto la industria crece rápidamente. Camiruaga enfatiza que estos espacios han cambiado las estructuras de trabajo, proporcionado más flexibilidad a las empresas y se han hecho cargo de los colaboradores. “Nos dimos cuenta que al entregarle mejor competitividad a la compañía, hacer más eficiente y optimizar los espacios de trabajo, las empresas podrían reducir costos. Además, agregamos valor desde el punto de vista de las personas, pues estamos buscamos  impactar en la calidad de vida de las personas y ayudarlos a ser más felices en sus trabajos con actividades, happy hours, celebración de cumpleaños, entre otros”.

Además, el fundador de LAUNCH coworking agrega que “si sacamos la cuenta que pasamos la mayor parte de nuestra vida en el trabajo, los cowork impactan mucho en la calidad de vida de las personas, y eso se devuelve en que las empresas reciben más productividad. Creo que la tríada está en que se ofrece flexibilidad, reducción de costos y el impacto que generamos en la calidad de vida”.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Compartir con amigos