Estar en cuerpo y alma al momento de ejercer nuestro trabajos es uno de los retos más difíciles de alcanzar, no porque sea imposible sino porque siempre deseamos más. La insatisfacciones laborales, así como las emocionales, se reproducen en la misma medida en la que se satisfacen. Los humanos siempre estamos deseando más y mejores cosas, cargos, sueldos, ocupaciones. Sin embargo, debemos estar muy atentos a esas insatisfacciones, porque podrían devenir en conflictos graves en cuanto a nuestro destino laboral y personal.

 

Antes de compartir esta lista de tips para ayudarnos a dar siempre el 100% de nosotros mismos, lo principal es manejar la sensación de insatisfacción para convertirla en un motor de voluntad y empuje para nosotros mismos. Si nos sentimos insatisfechos con algo, entonces es hora de meditar al respecto y buscar cómo resolverlo. A veces la vida laboral es como un juego de Mario Bros, mundo tras mundo nos surgen misiones que debemos resolver hasta rescatar a la princesa; en este caso esa princesa es nuestra felicidad.

 

El primer tip tiene que ver con ser impecables. En cada una de las actividades que nos ocupemos, desde la más pequeña hasta la más relevante, debemos desarrollarla con la máxima perfección. Nuestras acciones siempre deben ser coherentes con nuestras aspiraciones, por ello cada paso que demos debe ser el mejor. Sólo así el recorrido será impecable.

 

El segundo tip se refiere al uso de la tecnología.  Debemos preguntarnos constantemente sobre la tecnología que surge y el impacto que tiene sobre nuestra profesión. Mantenernos actualizados es indispensable para que “el carro no nos deje”.

 

El tercer tip está vinculado con la palabra OPTIMISMO. El optimismo no consiste en la evasión de los problemas, sino en la confrontación de estos de la mejor manera. Un sujeto optimista no se enfrasca en los problemas, sino en las posibles soluciones y por encima de todo en las posibilidades de aprendizaje que tiene ante cada situación. No es que la vida nos sonríe en todo momento, es que nosotros le sonreímos a la vida.

 

El cuarto tip es estudiar, estudiar y estudiar. El estudio constantes es la única garantía de mantenernos vigentes en medio de la competitividad voraz y los cambios acelerados que vivimos actualmente. No sólo los productos se reciclan, también lo hacemos nosotros y nuestros conocimientos.

 

El quinto tip nos invita a aprender de TODO. Aprender y estudiar no sólo consiste en leer mucho, memorizar teorías y manejar datos. Aprender también implica observar nuestros entorno, reflexionar sobre éste e intentar comprenderlo. Al mismo que tiempo que estudiamos el comportamientos de nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajos y a todas aquellas personas que nos rodean de manera más cercana. Concientizar conductas para incluirlas en nuestras rutinas o para excluirlas del todo es parte fundamental de nuestro aprendizaje global.

 

El sexto tip nos invita a practicar la generosidad. El networking no basta si no media la generosidad entre el vínculo social que establezcamos con los demás. No se trata de egoísmo; es cuestión de objetividad y sentido común. Siempre tendemos la mano a quien antes nos la ha tendido a nosotros. Aprende a hacer un tipo de networking donde ser generoso sea la clave.

 

El séptimo tip es tan importante como los demás, aunque sea el último de la lista. A veces dejamos de último lo que más deseamos recordar y es que no debemos dejar de lado nuestra vida personal. Tener amigos, familia, relaciones sociales, distracciones y entretenimientos no es opuesto a desarrollar un trabajo de calidad, donde siempre pongamos el 100% de nosotros mismos. Casi siempre el bienestar personal conviven con el laboral. Construyamos una relación armónica entre ambos y pongamos el 100% de nosotros mismos en todo momento y en todos los espacios.