Todas las empresas, desde las más pequeñas hasta las más grandes, deben someterse a un control de calidad. La Organización Internacional para la estandarización (ISO), es la que se encarga de establecer los requisitos que cualquier sistema de control de calidad debe cumplir. Pero, ¿en qué consiste esta certificación? Básicamente, un tercero debe garantizar mediante un documento la calidad del producto, servicio, sistema o proceso de alguna empresa. Aunque la cantidad de Pymes que someten su producto al control de calidad es baja, sí es importante aplicarlo.

Lo que certifica la ISO: 9001 es la Gestión de calidad de la empresa. El proceso puede durar aproximadamente un año, dependiendo de las características de la misma. El primer paso es tener claro los requisitos que debe cumplir, luego seleccionar la organización que la auditará y por último obtener el certificado.

Ahora te estarás preguntando por qué certificar, la razón es muy sencilla. ISO:9001 es una certificación de terceros que podría aumentar la confiabilidad de tu empresa. ¿Qué beneficios implica esto? Garantizar a tus actuales y futuros clientes seguridad y eficiencia en los productos o servicios que ofrece tu empresa.

La versión más reciente de la Organización Internacional para la estandarización es ISO:9001 2015. Una vez que las empresas hayan sido certificadas, serán auditadas y nuevamente certificadas periódicamente para garantizar que cualquier cambio en los procesos o el producto siga cumpliendo las normas del control de calidad. Además, la misma norma ISO también suele experimentar actualizaciones que le permitan ajustarse al contexto empresarial.

Finalmente, ¿cuándo una empresa debe acudir a la certificación ISO? Toda vez que esta deba demostrar la calidad del producto, servicio o proceso que ofrece. Esto con el objetivo de cumplir con las necesidades del cliente pero también para demostrar su legalidad. Las empresas deben someterse permanentemente a procesos que evalúen sus sistemas para hacerlas lo más eficaces posible, optimizarlas y cumplir siempre con los requerimientos de clientes o potenciales clientes. De modo que ISO:9001 es para todo tipo de empresas, PYMES o industriales, que aspiren a una calidad máxima en sus servicios y sistemas.