Lo primero que debemos saber sobre el departamento de RRHH es que ellos son los encargados de seleccionar el talento y los empleados que se desempeñarán dentro de la compañía. Los RRHH son como un punto de enlace entre los empleados y los líderes, así que a ambos sectores les interesa tener las mejores relaciones con este departamento.

 

Si un RRHH falla en la asignación de un cargo, la compañía puede tener deficiencias.

 

Si un RRHH propone despedir a un talento importante, la compañía puede tener deficiencias. Al final, cualquier cosa que haga un RRHH puede generar problemas, pero si su trabajo es óptimo y la comunicación entre los intereses y necesidades de la compañía son atendidas correctamente al momento de contratar los talentos y ocupar los cargos, la compañía será exitosa.

 

Ahora podemos comprender por qué el capital humano es lo más importante que se maneja dentro del departamento de RRHH. Para seleccionar los talentos, ellos deben tomar en cuenta tres aspectos definitorios que toda empresa aspira tener dentro de su capital humano: tiempo, talento y energía.

 

La calidad del capital humano consiste en las horas de trabajo que los empleados dedican a su oficio (tiempo), las habilidades y aptitudes (talento) y el compromiso, pasión y concentración de cada trabajador (energía). Todo esto se traduce en el buen funcionamiento de los servicios que ofrece la compañía y por ende en valor económico.

 

Dentro de una empresa exitosa, el mejor capital humano debe estar dentro del departamento de RRHH, pues de su profesionalismo e intuición dependerá la calidad de talento humano que contraten. Según Eric Garton (socio de la sede de Bain & Company de Chicago (EEUU) y el líder de la Práctica Global de Organización), RRHH tiene un valor vital porque puede ayudar a las empresas a organizar y optimizar el tiempo, el talento y la energía dentro de la compañía.

 

Lo primero es el tiempo. Uno de los problemas que alejan a las empresas del éxito es la mala inversión del tiempo. RRHH tiene un papel clave que desempeñar para ayudar a los dirigentes de empresas a desarrollar formas de organización eficaces que aborden todos los elementos estructurales relacionados con la pérdida de tiempo dentro de sus procesos, incluida la jerarquía de la empresa.

 

Otras pérdidas de tiempo son consecuencia de la cultura y costumbres de la empresa en un modo más amplio. Para abordarlas, las empresas han de examinar las normas para la toma de decisiones, los foros de gobernanza, los mecanismos de evaluación y mejora así como la manera en que se refuerzan, premian o eliminan determinados comportamientos.

 

Lo segundo es el talento. Más importante que la cantidad de talentos que hayan dentro de una empresa, es la manera cómo se organiza y distribuye el talento dentro de la empresa para que cada uno ejerza sus competencias de manera eficaz. La forma en que se empareja ese talento con puestos e iniciativas críticas para la misión de la empresa. El talento bien organizado y dirigido convierte a los equipos de una empresa en un multiplicador de la productividad.

 

Finalmente, tenemos la energía. Para una empresa promedio, la energía supone la principal fuente de su fuerza productiva. RRHH pueden trabajar en función de algunas estrategias que aumenten el proceso de “inspiración”, que no es otra cosa que la suma entre el compromiso y la concentración que alcanzan los empleados durante su jornada laboral.

 

Esas estrategias son: eliminar los factores distractores que hacen que el empleado se distraiga y pierda tiempo, crear un plan de trabajo que sea coherente entre los objetivos planteados en cada jornada y la productividad y autonomía de cada empleado, hacer manifiesto el vínculo entre las metas de la empresa y el trabajo que cada empleado debe ejercer para alcanzarla. De manera que cuando la empresa alcance una meta, el trabajador la personalice y vea su esfuerzo reflejado allí. Por eso la manera cómo se premian los comportamientos del empleado es vital para que el tiempo, el talento y la energía de los empleados se mantenga en los niveles más elevados.

 

Así como las demandas del mercado se replantean y las competencias de los talentos se actualizan constantemente, el rol de RRHH también debe ser un tema de constante debate dentro de las empresas. Entendiendo que son ellos los responsables de cómo se ejerce el tiempo, se emplea el talento y se aprovecha la energía que dinamiza los servicios de una empresa.