Actualmente, vender por internet requiere de un trabajo puntual y sencillo. Debemos empezar por tener una imagen definida que caracterice muy bien nuestra marca. Esa imagen será también la de nuestro sitio web, la cual debe contar con diseños sencillos y enlaces prácticos. Evitar abarrotarla de pestañas, hipervínculos o atajos es un principio indispensable. Importante también contar con un catálogo lo más definido posible de todos nuestros productos.

Luego de tener una buena imagen y una página web de fácil acceso, el contenido de ésta debe ser conciso y breve. No la llenes de descripciones interminables. Para los usuarios es mucho más atractivo un buen mensaje visual y una descripción concisa, que 20 párrafos de texto.

Imagina la siguiente situación: un cliente entra a una tienda y pregunta por algún producto o prenda, la vendedora o encargado va a buscarlo y 10 minutos después aún no ha regresado con el producto. ¿Qué sucede? El cliente se aburre y se va sin comprar. Lo mismo ocurre con las compras virtuales. Cuando accedemos a una página web y ésta tarda demasiado tiempo en mostrarnos las opciones que la empresa tiene para ofrecernos, simplemente damos “equis” y nos olvidamos de ella. De modo que, para que una compra virtual sea efectiva no sólo debes contar con buena imagen y contenido, sino también con una navegación óptima.

Recuerda que irse de “shopping” debe ser una experiencia agradable para el cliente. Está en tus manos convencer a tus clientes que el “shopping virtual” es una buena opción, pero sobre todo que tu tienda es la primera elección. Con una imagen atractiva, más contenido conciso y facilidad para navegar a través de tu tienda online, garantizas una buena compra, una gran experiencia garantizan y el regreso del cliente.

Además de la imagen, el contenido y un buen sitio web de fácil navegación, recuerda:

  1. Crear la mejor opción de compra por internet
  2. Hacer de la compra una experiencia divertida y fácil
  3. Promocionar el producto por internet no descarta la posibilidad de tener un punto de venta físico
  4. Reforzar siempre la experiencia de compra
  5. Hacer que el cliente visite tu sitio y se quede en él